Datación de esqueleto de la Cueva de Nerja que encontraron los descubridores

Se data un esqueleto de la Cueva de Nerja, es uno de los dos que encontraron los descubridores en su primer recorrido por la cavidad, aquel 12 de enero de 1959. Este hito se ha realizado gracias al estudio de una pieza dental encontrada recientemente.

El hallazgo consiste en un premolar inferior derecho y sus análisis han ofrecido una datación muy precisa. Se ofrece mucha información del individuo y se adscribe el depósito funerario a las etapas finales del Mundo Campaniforme andaluz.

Gracias a un premolar se data el famoso esqueleto de la Cueva de Nerja

El hallazgo de un premolar, estudiado junto con varios antecedentes y las actuales técnicas analíticas, ha permitido datar un esqueleto en la Cueva de Nerja. Se trata de uno de los dos esqueletos humanos que vieron los descubridores el mismo día en que se adentraron en la Cueva de Nerja por primera vez, aquel 12 de enero de 1959. Lo que supone un nuevo avance en la historia de la cavidad y en su conocimiento científico.

Los dos esqueletos desaparecieron en los confusos meses posteriores al descubrimiento. Sin embargo, siempre han sido importantes en la crónica de la Cueva de Nerja gracias al relato de sus 5 exploradores. De aquí el interés permanente por saber algo más sobre ellos. Con este objetivo, se han ido realizando trabajos de prospección en la zona de la Sala de los Fantasmas (donde se hallaron). El objetivo era el de encontrar algún dato relevante sobre esos enterramientos.

Un individuo de unos 15 años y con déficit alimenticio

Fruto de esta labor, el equipo del Instituto de Investigación de la Cueva de Nerja halló en el suelo de dicha sala una pieza dentaria humana y varios fragmentos óseos también humanos, incluyendo un metacarpo, con alta probabilidad de correspondencia con los depósitos funerarios relatados.

El estudio de la pieza, un premolar inferior derecho ha proporcionado datos muy interesantes y una datación muy precisa de la pieza. Así, se sabe que perteneció a un individuo cuya muerte se produjo en torno a los 15 años de edad, además presenta algunas líneas en el esmalte que indican que experimentó un déficit alimenticio coincidente con el final de la lactancia. También, se observa un ligero desgaste, que puede haber sido causado por su tipo de alimentación o por el empleo de la boca como tercera mano en tareas domésticas o artesanales.

Dieta típica terrestre y un depósito funerario sobre el suelo

Su dieta era típica terrestre, siguiendo los patrones del consumo alimentario que se observa desde el Neolítico en adelante. La datación de este premolar establece la edad del esqueleto en 3.690 años antes del presente.

A esta cronología unimos la ubicación del depósito funerario. Estaba colocado sobre el suelo de la sala y en un espacio abierto, esto supone un cambio de ritual en relación a los espacios elegidos durante el Neolítico y el Calcolítico inicial. Con ello, podemos adscribir este tipo de enterramiento a las etapas finales del Mundo Campaniforme andaluz, que sería la última fase prehistórica de ocupación de la cueva.

La unión de datos permite la datación de este esqueleto

La pieza dental ha sido estudiada por el Instituto de Investigación de la Cueva de Nerja mediante técnicas de microscopía binocular y macrofotogrametría de alta resolución, junto con el antropólogo Ivan Sánchez. Además se ha enviado a los laboratorios Beta Analytic, especializados en dataciones, para las que combinan el estudio radiocarbónico con otras técnicas.

Con todo, tenemos: una cronología exacta, un tipo de rito funerario, un espacio elegido para el depósito y algunos materiales. Todo ello ha permitido la datación de al menos uno de estos dos esqueletos tan referidos y conocidos en la Cueva de Nerja.

Los descubridores los encontraron en el suelo

Fue a causa de estos esqueletos por los que los 5 descubridores decidieron salir de la cavidad de forma inmediata. Al llegar a la ahora denominada “Sala de los Fantasmas” los encontraron en el suelo y pensaron que se trataba de dos personas que antes que ellos se habían adentrado en la gruta y habían fallecido al no poder encontrar la salida.

No fueron conscientes, en ese momento, de que pudiera tratarse de esqueletos prehistóricos. Sin embargo, gracias a esta decisión de abandonar la cavidad, pudieron reconocer bien el camino de vuelta por el que habían entrado y contar su gran hallazgo al mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú