Fauna

Las cuevas son utilizadas por algunos animales como refugio temporal o morada permanente. Las condiciones de luminosidad, temperatura y humedad, principalmente, junto al aporte de energía, determinan el tipo de fauna que habita una cavidad, donde con frecuencia se encuentran especies adaptadas morfológica y fisiológicamente al medio. Desde su descubrimiento en 1959, en la Cueva de Nerja se han desarrollado numerosos proyectos de investigación, aunque los destinados al estudio de su fauna cavernícola han sido relativamente escasos. A principios de los años 60, A. Cobos lleva a cabo el primer trabajo entomológico en la cavidad, que concluye con la identificación de cuatro especies de coleópteros, entre las que se encuentra Platyderus speleus, una especie nueva para la ciencia, que representa el primer endemismo troglobio identificado en la Cueva de Nerja. Posteriormente, en la década de los 80, M. Wallace aumenta el catálogo entomológico de la cavidad, con la incorporación de cinco especies de artrópodos. Durante el período 2000-2002, A. Tinaut y su equipo de trabajo, realizan el proyecto de investigación faunística más ambicioso realizado hasta el momento en la Cueva de Nerja. Sus resultados muestran la identificación de 26 especies de artrópodos, entre las que se incluyen dos nuevas especies troglobias y endémicas de la cavidad: Chthonius nerjaensis y Plusiocampa baetica. En cuanto a la distribución espacial de entomofauna la en la Cueva de Nerja, se determina una mayor biodiversidad en la zona habilitada al turismo, posiblemente como consecuencia de la elevada disponibilidad de materia orgánica en este sector de la cueva.


Chthonuis nerjaensis (Carabajal et al., 2001)


Plusiocampa baetica (Sendra, 2004)


Platyderus speleus (Cobos, 1961)


Petaloptila barrancoi (Gorochov y Llorente, 2001)

Para saber más...

FESTIVAL INTERNACIONAL DE MÚSICA Y DANZA


VISITA VIRTUAL