Microbiología subterránea

El mundo microscópico alberga una compleja y numerosa comunidad de seres vivos capaces de colonizar prácticamente todos y cada uno de los medios presentes en el planeta, incluido el mundo subterráneo. Este conjunto, formado principalmente por  bacterias, algas, cianofíceas y hongos, suelen encontrarse rodeados de una matriz extracelular y formando parte de una estructura organizada y estable denominada biofilm, que ofrece mayor protección a los microorganismos frente a factores externos. En las cuevas, las comunidades microbiológicas pueden participar en procesos de construcción o destrucción de espeleotemas o estar directamente relacionadas con el estado de conservación de las pinturas rupestres. El empleo de técnicas moleculares, en especial la amplificación del ADN, y el uso de la microscopía confocal, ha permitido aumentar de un modo significativo el conocimiento sobre los microorganismos que participan en procesos kársticos (Piñar et al., 2002; Laiz et al., 2003). En la Cueva de Nerja, los objetivos de la investigación microbiológica son la conservación del Patrimonio Natural y Arqueológico que alberga la cavidad y el análisis de la calidad del aire.


Muestreo de superficie


Imagen de microscopía confocal

Para saber más...

FESTIVAL INTERNACIONAL DE MÚSICA Y DANZA


VISITA VIRTUAL