La Conservación de la Cueva de Nerja: un modelo en el cuidado del patrimonio

La Cueva de Nerja constituye uno de los sitios arqueológicos más importantes de la Península Ibérica y cuenta, además, con un patrimonio natural excepcional, con grandes salas y espectaculares espeleotemas de gran interés científico, y un ecosistema único con especies endémicas.

La conservación de la Cueva de Nerja supone un modelo en cuanto a la preservación del patrimonio cultural y natural subterráneo. Una labor que se lleva a cabo diariamente por parte del Instituto de Investigación de la cavidad, mediante el control en continuo de su medioambiente, entre otras actividades.

Se trata de una actividad absolutamente prioritaria que busca preservar los valores patrimoniales albergados en la Cueva de Nerja y su entorno. El objetivo es alcanzar la sostenibilidad de un recurso natural y cultural excepcional que puede ser mostrado al mundo, a esos visitantes nacionales e internacionales que diariamente solicitan contemplarlo.

Una labor prioritaria para preservar el equilibrio 

La conservación de la Cueva de Nerja es toda una labor de equilibrio entre su actividad como Bien de Interés Cultural visitable, 450.000 visitantes de media anual (en 2020 ha bajado este número por motivo de la Covid-19) y el mantenimiento de un ecosistema subterráneo, frágil por naturaleza, que debe ser preservado como objetivo prioritario. Por eso se monitoriza cada variable que pueda alterarlo, de cara a prevenir y corregir afecciones.

Es, de hecho, un cometido esencial para mantener la ecuanimidad entre las visitas y la conservación de esta joya arqueológica y geológica de relevancia internacional.

¿Por qué la conservación de la Cueva de Nerja es necesaria?

Una manera fácil de entender la necesidad de conservación de la Cueva de Nerja es la de compararla con un deportista de élite. Al igual que un profesional del deporte, la cavidad realiza un rendimiento máximo pero necesita de un periodo de recuperación, ambos aspectos deben alcanzar el equilibrio.

El cuerpo de un deportista de élite debe rendir al máximo nivel en cada competición y, por ello, precisa ser controlado de forma continua, para evitar problemas y lesiones. Para ello cuenta con un equipo médico que vela por su salud.

Igualmente, la Cueva de Nerja se muestra a los visitantes cada día pero, también, debe ser controlada y recuperarse de ese impacto que pueden provocar las visitas. Para este control, tiene al Instituto de Investigación.

Modificación de los parámetros ambientales y su control para la adecuada conservación

Entre los elementos que más influyen en la modificación de parámetros ambientales de las cuevas turísticas, como es el caso de la Cueva de Nerja, se encuentran: la presencia de visitantes y la iluminación dentro de la gruta.

El alcance de dichas modificaciones depende, también, de 2 tipos de factores. Los primeros son los naturales, principalmente el volumen de la cavidad y su grado de ventilación. La Cueva de Nerja tiene la fortuna de contar con un gran volumen (unos 300.000 m3) y una adecuada ventilación durante todo el año.

Los segundos son los factores producidos por la actividad humana en sí, como el tipo de iluminación empleada, el número de visitantes y el tiempo de permanencia de estos en el interior o el número de horas de apertura turística.

Parámetros que se miden en la Cueva de Nerja

La monitorización de la cueva se realiza mediante una red de sensores distribuidos por todas las salas de la cueva, que permite detectar cualquier cambio de forma inmediata.

Dichos equipos miden, con periodicidad horaria, la temperatura del aire y del agua, la humedad relativa, la concentración de CO2 y radón en aire, la velocidad y dirección del viento, y la presión atmosférica. Un equipo complementario mide, en continuo, la concentración de metano en el aire y las composiciones isotópicas del carbono del metano y del dióxido de carbono.

En el exterior de la cueva existe una completa estación meteorológica, que permite conocer la variación natural de los diferentes parámetros en el exterior (presión atmosférica, temperatura del aire, velocidad del viento…). La comparación entre los parámetros del exterior y los de la cueva permite conocer si las variaciones observadas en la cueva responden principalmente a factores naturales, o bien a factores antrópicos.

2 avances importantes para la conservación de la cavidad: retirada de grada y fin de espectáculos interiores

Además del control en continuo de los factores anteriormente comentados, se han realizado 2 actuaciones puntuales, relativamente recientes, en aras de la conservación de la Cueva de Nerja que merece la pena destacar.

  • Eliminación de la grada de hierro fija para uso en el Festival de Música:

La primera fue la eliminación de un graderío de hierro del interior de la cavidad, en el año 2013. Se trataba de una estructura permanente situada en la Sala de la Cascada, que se ocupaba por el público en el Festival de Música y Danza de la Cueva de Nerja y que fue desmontada de forma definitiva.

La retirada se llevó a cabo sin afecciones desde el punto de vista de la conservación. La eliminación de este elemento ha dejado al descubierto paredes de la cueva y perfiles arqueológicos antes ocultos tras la estructura, donde se observan restos prehistóricos de interés, como motivos de arte rupestre. Asimismo, ha permitido recuperar el paisaje subterráneo previo a la instalación del graderío.

  • Suspensión de conciertos en el interior de la cavidad durante el Festival de Música y Danza, se trasladan al jardín exterior:

Unos años más tarde, en el pasado 2019, se decide suspender los conciertos en el interior de la cueva durante el Festival de Música y Danza y todos los actos equivalentes que supongan presencia continuada de un gran número de personas en el interior de la cavidad.

Es una decisión que se toma en base a informes elaborados por el Instituto de Investigación, avalados por el Consejo Científico Asesor, y que describen un efecto acumulativo temporal en parámetros ambientales críticos para la conservación de la cueva durante la celebración de estos festivales anuales, entre otros aspectos.

Para evitar estos problemas, en 2019, la Junta Plenaria de la Fundación Cueva de Nerja toma la decisión de no celebrar más conciertos en el interior de la cavidad. El Festival de Música y Danza de la Cueva de Nerja, que se celebra en verano, se realizará de forma íntegra en un recinto exterior, en la zona ajardinada.

Otras cuevas ejemplo para priorizar la conservación

La exhaustiva labor de conservación llevada a cabo por el Instituto de Investigación de la Cueva de Nerja tiene como objetivo esencial mantener el equilibrio entre la conservación de este ecosistema subterráneo y su empleo como recurso patrimonial visitable, tal y como hemos expuesto a lo largo de este artículo.

El cierre de cuevas anteriormente visitables, como la cueva de Altamira, en Cantabria, debido al deterioro de sus pinturas rupestres o de la cueva de Lascaux, en Montignac, por una incontrolada proliferación de hongos y bacterias, son ejemplos en los que mirar y que ponen de manifiesto la necesidad imperiosa de la conservación como objetivo principal en la Cueva de Nerja.

Dentro del Proyecto General de Investigación Interdisciplinar de la Cueva de Nerja

El trabajo diario del Instituto de Investigación sigue las pautas marcadas por la primera fase del Proyecto General de Investigación Interdisciplinar aplicado a la conservación de la Cueva de Nerja, que dotó a la institución tanto de instrumentos como de herramientas adecuados para la conservación de los valores de la cavidad, siempre bajo las directrices y la tutela de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico.

La labor de conservación es fundamental, por todo lo descrito y se basa en una premisa básica de cualquier recurso patrimonial y turístico del siglo XXI: “conocer para proteger”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú