La importancia de la ventilación en la Cueva de Nerja: visitas, ciclos y una nueva cavidad

La importancia de la ventilación en la Cueva de Nerja es esencial ya que se trata de una cavidad con gran afluencia de visitantes de forma diaria, especialmente en temporada alta, cuando turistas de todo el mundo acuden a contemplarla.

Por ello, el aire debe renovarse de forma continuada, para evitar que se alcance -entre otros parámetros- una alta concentración de dióxido de carbono, ya que éste influye directamente en la conservación de la propia cavidad y en la seguridad de los visitantes. En la concentración de este gas influye la respiración humana, además de factores naturales.

Y, si hablamos de ventilación -al igual que por muchas otras razones-, la Cueva de Nerja es una privilegiada ya que, de forma natural, cuenta con ciclos de corrientes de aire que permiten diariamente la necesaria e imprescindible renovación.

Descubrimientos a raíz del análisis de la ventilación de la Cueva de Nerja

En este sentido, el Instituto de Investigación de la Cueva de Nerja realiza exhaustivas y continuas mediciones para controlar la calidad del aire que se encuentra en la cavidad, velando por la adecuada conservación de la gruta y de sus pinturas rupestres, así como por el bienestar de todos los visitantes.

Las parametrizaciones son continuas y se llevan a cabo mediante estaciones microclimáticas instaladas en el exterior y en diferentes puntos de la cueva, tanto en sus partes visitables como en aquellas que no son turísticas. Además, periódicamente se analizan los microorganismos suspendidos en el aire, desde un punto de vista cualitativo y cuantitativo.

El estudio y la interpretación de los datos registrados por las estaciones de medida y los muestreos microbiológicos permiten conocer el estado ambiental de la cueva en cada momento, así como detectar y corregir cualquier posible alteración de forma precisa e inmediata.

Esta observación continuada, a lo largo de muchos años, ha permitido llegar a 2 importantes descubrimientos científicos, característicos de la Cueva de Nerja y que son bastante interesantes por sus peculiaridades:

1. La Cueva de Nerja cuenta con 4 ciclos de ventilación a lo largo del año

El Instituto de Investigación de la Cueva de Nerja ha establecido un nuevo modelo de ventilación de la cavidad, en el que intervienen no solo las diferentes salas que integran a la cueva, sino otras cavidades relacionadas con ésta. Entre ellas, la denominada “Cueva Pintada”, cuya entrada se encuentra a mayor altitud que las entradas de la Cueva de Nerja.

4 regímenes de ventilación por cada estación del año

Con todo, se ha podido determinar que, durante el año, se dan 4 regímenes de ventilación diferentes en esta cavidad, que se denominan: primavera, verano, otoño e invierno. Sin embargo, no coinciden exactamente en el tiempo con dichas estaciones. Los modos de ventilación de verano e invierno se caracterizan por tener corrientes de aire de sentido opuesto. Los modos de primavera y otoño son los más complejos del año, con direcciones de aire más cambiantes.

Así, en invierno, la ventilación natural es máxima. El aire exterior entra en la cueva por las entradas situadas a menor altitud (entre ellas, la entrada de visitantes), y circula hacia las galerías no visitables de la cueva, para salir finalmente por “Cueva Pintada”. Esto contribuye a la rápida eliminación del impacto producido por las visitas.

En verano se invierte el recorrido, pues el aire exterior entra por Cueva Pintada, circula por las galerías no visitables y visitables (en este orden) y sale finalmente por las entradas más bajas. Igualmente, la circulación del aire es continua y favorece la eliminación del impacto antrópico en la época del año con mayor número de visitas.

En primavera y en otoño los ciclos de ventilación se vuelven más complejos, pues las direcciones del flujo de aire cambian a lo largo del día, o bien durante períodos de tiempo de duración variable.

La ventilación de la cueva está determinada por la diferencia que existe entre la temperatura del aire exterior y la temperatura del aire de la cueva. El modo de ventilación de verano se activa cuando la diferencia de temperatura entre el aire exterior y del de la cavidad es de 5ºC o superior.

2. La Cueva de Nerja está conectada con otra cavidad que se prevé mayor que algunas de sus mayores salas

Los resultados de los estudios microclimáticos y geofísicos llevados a cabo por el Instituto de Investigación de la Cueva de Nerja y por la Universidad de Granada han permitido llegar a esta conclusión, una noticia muy interesante que puede cambiar la historia de la cueva.

Así, el análisis conjunto del aire interior y exterior -principalmente sus temperaturas- y los datos geofísicos del entorno ha permitido postular la existencia de una gran cavidad, desconocida por el momento. Esta gruta estaría ubicada cerca de la Cueva de Nerja e influiría directamente en su ventilación, por lo que estarían conectadas.

También explicaría el sistema cambiante de flujos de aire observados en la cavidad nerjeña y la particular evolución de las temperaturas que se registran en algunas de las salas no visitables, que es totalmente diferente a la del resto de salas.

La existencia de una cavidad anexa, de grandes dimensiones, podría explicar igualmente algunas de las evoluciones observadas en otros parámetros investigados en la cueva como, por ejemplo, el gas metano.

Todo ello ha sido detectado gracias a una monitorización compleja, completa y continuada llevada a cabo por el Instituto de Investigación de la Cueva de Nerja, en estrecha colaboración científica con otros equipos del Proyecto General de Investigación, como son los liderados por los doctores Jesús Galindo (Universidad de Granada) e Iñaki Vadillo (Universidad de Málaga).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú